Bocadillos espirituales para vivir el Tiempo Ordinario: Domingo 19 – Ciclo A

“Inmediatamente después de la multiplicación de los panes, Jesús ordenó a sus discípulos que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar”. (Mt 14,22-33)

Luego de la multiplicación de los panes, como era lógico, se creó un clima y un ambiente triunfalista.
Jesús no busca los triunfalismos.
Jesús quiere evitar que los discípulos caigan en ese triunfalismo.
Y les ordena embarcarse e irse a la otra orilla.
Mientras tanto, también se escapa de ese ambiente y se retira solo a orar.

Todos vivimos de ese tufillo de la vanidad y del orgullo.
A todos nos encantan los aplausos.
A todos nos fascinan las manifestaciones clamorosas.
Pero ese no es el estilo de Jesús.
Y saca a sus discípulos de ese clima para que huyan del aplauso.
Mientras tanto, él mismo se retira a orar.

Frente a ese triunfalismo:
Jesús lo somete a la experiencia del miedo y la inseguridad.
La barca se siente sacudida por las olas.
Se sienten solos y con el alma hecha un nudo de miedo.
Y él mismo se vuelve a juntar con ellos.
Pero ya no lo ven como el que hace milagros.
Lo ven como un fantasma.

Los triunfalismos humanos tienen poco de Evangelio.
Los triunfalismos humanos tienen mucho de autosatisfacción.
Pero tienen poco del sentido de la simplicidad y sencillez del Evangelio.
Los triunfalismos ayudan a llenar el corazón de vanidad.
Pero ayudan poco a acercarnos a la gente en actitud de servicio.
Más bien se prestan al orgullo del poder hacer milagros.
Los triunfalismos inflan el corazón.
Pero no ayudan a las actitudes de compasión y servicio.
Ayudan a sentirse más que los demás.
Y eso no es lo que Jesús quiere.
Jesús se “rebaja”, “no se exalta”.
El camino del evangelio es hacernos como los demás, no superiores a nadie.

La verdad de la Iglesia:
No está en las grandes manifestaciones.
No está en los grandes aplausos.
No está en los grandes reconocimientos.

El que quiera seguir a Jesús:
Está llamado a hacer el bien, sin necesidad de que aplaudan.
Está llamado a hacer el bien, sin necesidad de que se lo reconozcan.
Está llamado a hacer el bien, y luego desaparecer.
Está llamado a hacer el bien, y luego huir de los aplausos.

El que quiera seguir a Jesús:
Está llamado a servir a los demás, y luego vivir esta experiencia en oración.
Está llamado a servir a los demás, y luego retirarse a rumiar el hambre de la gente en la oración.
Está llamado a servir a los demás, y luego retirarse a vivir la comunión con el Padre.
Hacer el bien, y luego ponernos en oración.
Hacer el bien, y luego entrar en comunión con el amor del Padre.
Hacer el bien, y luego entrar en comunión con la voluntad del Padre.

En vez de los grandes aplausos, los discípulos:
Sienten su debilidad frente a las olas del mar.
Sienten que se hunden en la furia del mar.
Un momento especial.
Ni siquiera reconocen a Jesús.
Lo ven como un fantasma.
Y Pedro siente su propia flaqueza viendo cómo se hunde en el mar.

Es el misterio del cristiano.
Es el misterio de la Iglesia.
Hacer el bien, aunque luego tenga que soportar el miedo de su propia cobardía.
Hacer el bien, aunque luego tengan que pasar por la humillación de su propia flaqueza.
Hacer el bien, no da derecho a que luego todo nos salga bien.
Quiero una Iglesia que haga el bien.
Pero que luego tenga que pasar por la humillación de sus debilidades.
Quiero una Iglesia que no busque el aplauso y sabe ocultarse.
Quiero una Iglesia que no busque el reconocimiento, sino que viva la experiencia de ser el testigo de Dios en medio de los hombres.

También la Iglesia tendrá momentos en los que:
Le cuesta reconocer la presencia de Jesús.
Y más bien verá fantasmas en su camino.
La Iglesia tendrá momentos en los que podrá andar sobre las aguas del reconocimiento.
Pero también tendrá que pasar por esos momentos en los que se siente hundir.
Y que sólo Jesús será capaz de devolverle la paz.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s