Archivo de la categoría: familia

Pensamientos para caminar: Los hijos (15a parte)

Lee la 14° parte de esta reflexión aquí: https://wp.me/phJFX-36E

Family Love

Flickr: Tabitha Blue

71.- El amor no tiene edad porque está naciendo cada día. Diariamente es un recién nacido. El día que cuentes la edad a tu amor, estarás diciendo a quien amas que hace tanto tiempo que tu amor no ha crecido, ni madurado. Los esposos que celebran aniversarios de su amor, puede que solamente estén celebrando un pasado que no tiene presente. Por eso los esposos que no tienen aniversarios deben celebrar cada día nacimientos. El nacimiento de un amor nuevo y renovado.

72.- Para garantizar la paz, las naciones se arman cada día militarmente más. Por eso nunca logran la paz. Para garantizar la paz conyugal el mejor camino será el desarme total de cada uno. Un marido y una esposa que viven cada día armados con su propia verdad y sus propios intereses vivirán de pactos pero no lograrán vivir nunca la paz que nace de su amor.

73.- Uno de los privilegios que tienen los hijos es poder desvelar y revelar la verdad del padre. Nadie descubre la paternidad cuando engendra sino cuando vive el fruto de su fecundación. Recién cuando nace el hijo se descubre el misterio de la paternidad. Por eso los hijos no son ni un lujo ni un adorno. Los hijos son parte de la plenitud de nuestro ser. Si quieres saber cuánto te valoras como padre, pregúntate cuánto valoras a tu hijo.

74.- El Domingo de Ramos fue una expresión religiosa de masas entusiasmadas. Una religión de masas que no se personaliza termina como terminó el entusiasmo del día de ramos. La hora de la verdad se dio el Viernes Santo. Y la masa entonces lo dejó solo. El entusiasmo puede ayudar a la vivencia de la fe. Pero la fe no puede sostenerse en los sentimientos sino en los convencimientos profundos del espíritu. Si solo vives tu fe cuando tienes ganas, tu fe te dará muy poco trabajo.

75.- Jesús evita presentarse en público. Se refugia en casa de sus amigos de Betania. No siempre resulta fácil confesarse públicamente creyente. A muchos les molesta que vivas tu fe. Pero cuando la fe y el creyente no son aceptados por la sociedad, queda siempre un lugar que la mantiene viva: la familia. Y cuando esa fe se vive en la familia termina por ser fermento transformador de una sociedad que se niega a creer.

Clemente Sobrado cp.

Anuncios

Pensamientos para caminar: Los hijos (14a parte)

Lee la 13° parte de esta reflexión aquí: https://wp.me/phJFX-35O 

66.- La vida no termina con los viejos. Tampoco comienza con los jóvenes. Esto es muy simple: la vida es experiencia y es vigor de esperanza. La experiencia sin esperanza es pasado. La esperanza sin pasado, puede ser utopía. Hoy se vive la condición de hijos y muy poco la condición de nietos. Por eso el joven se desvincula tan fácilmente de los ancianos. Y esto ni ayuda a los jóvenes a vivir ni a los ancianos a morir. Se necesitan abuelos y se necesitan nietos.

Abuelo y nieto

Flickr: heartindustry

67.- El joven que se abre a la vida experimenta la gran tentación de querer hacerse dueño de todo. Siente que todo le pertenece, que todo debe ser suyo. Es una aspiración legítima. Pero lo que el joven olvida es que antes de ser dueño de la vida, tiene que ser dueño de sí mismo. Quien no es dueño de sí, quien no es capaz de dominarse a sí mismo, termina por ser dominado por la vida misma. Y en vez de ser dueño de la vida, la vida se hace dueña de él.

68.- Mis padres no me comprenden. Mis hijos no me comprenden. Todo el mundo se siente incomprendido. Si quieres ser comprendido comienza por comprender. A quien no ama le resulta difícil ser amado. A quien no trata de comprender a los demás, difícilmente se abre a la comprensión de los otros. El problema de padres e hijos no está tanto en no ser comprendidos, sino en que no hay quien se ponga en actitud de comprensión.

69.- Respetar a los demás no significa miedo y temor a ellos. Respetar significa, más bien, la capacidad de ver al otro como es, tener conciencia de su individualidad personal y única. Por eso el verdadero respeto quiere decir que me preocupo de que el otro sea él mismo y crezca. No se falta tanto al respeto cuando se dice una palabra menos conveniente, sino cuando se le impide ser él mismo y desarrollarse como tal. Se respetan como esposos o como padres e hijos cuando se aceptan como son y se ayudan a ser cada día más.

70.- Dialogar no es investigar. Si cuando dialogas con tu hijo lo único que haces es preguntarle, se sentirá acosado, investigado y juzgado. Tal vez por eso te resulta tan difícil el diálogo con él. Si quieres abrir la puerta del verdadero diálogo padre-hijo, comienza por hablar de ti mismo. Habla de ti, muéstrate cómo eres. No des la impresión de superhombre. Porque cuando tu hijo vea que tú sientes lo que él siente le será más fácil decírtelo y compartirlo contigo.

Clemente Sobrado cp.

Pensamientos para caminar: Los hijos (13a parte)

Lee la 12° parte de esta reflexión aquí: https://wp.me/phJFX-35y

71. ¿Estás preocupado de la educación sexual de tus hijos? ¿No sabes cómo hacerlo? ¿Hacer qué? Nadie educa la sexualidad… lo que se educa es la persona sexualizada: masculina o femenina. La sexualidad más que un estilo de hacer es un estilo de ser. Haz que tus hijos sean plena e integralmente personas y habrás educado sexualmente a tus hijos. Edúcales para ser y los habrás educado para actuar.

Educación

Flickr: globalhumanitaria

72. ¿Sabes cuántos años necesita un olivo para hacerse adulto? Dicen que hasta cien años. ¿Será por eso que la vida del olivo es de las de mayor duración? Una cebolla, decía Og Mandino, a las nueve semanas ya es vieja. Joven, tus ansias de vivir te empujan con demasiada rapidez a sentirte adulto. ¿Será por eso que los jóvenes envejecen ahora tan pronto…? Joven, ser hombre requiere saber esperar. Es la única forma de que la vejez no se apodere tan fácilmente de tu vida.

73. Para poder amar a los demás antes hay que amarse a sí mismo. Quien no se ama a sí mismo es incapaz de amar a los demás. Primero porque no tiene nada que darles y luego porque cuando dice que los ama, en realidad lo que hace es expresar la necesidad que tiene de ellos, de sentirse amado de ellos. Y el amor que nace de la necesidad de utilizar en provecho propio a los demás, se llama egoísmo. Si te amases más a ti mismo, los otros sentirían más tu amor.

74. Los demás no aprenderán a vivir en la verdad por mucho que les hables de la verdad. El verdadero camino de la verdad será una vida verdadera. Será tu vida de verdad y no tus palabras sobre la verdad lo que hará que tus hijos amen y acepten la verdad. No les impongas la verdad por la fuerza sino por la fuerza de la verdad que tú mismo vives. Es tu vida la que hace creíble la verdad a tus hijos.

75. La mayoría de edad no es ningún brevete que te autorice a hacer de tu vida lo que te viene en ganas. Sobre todo, tu mayoría de edad no puede ser tu victoria sobre tus padres que en adelante deben renunciar a su condición de padres sobre ti. Ser mayor de edad es solo el compromiso de una mayor responsabilidad tuya frente a la vida. Serás mayor de edad, no por tus dieciocho años cumplidos, sino por la seriedad y responsabilidad que tienes frente a ti y frente a los demás.

Clemente Sobrado cp.

Pensamientos para caminar: Los hijos (12va parte)

Lee la 11° parte de esta reflexión aquí: https://wp.me/phJFX-345 

56.- Más vale un sí que mil lamentos, dice el refrán. Está bien que los jóvenes protesten contra un mundo que no les gusta. Pero su protesta no cambiará las cosas si no hacen algo por mejorarlo. Las lágrimas de un velorio no dan la vida al muerto, pero sí cansan a los que lloran. La mejor protesta contra lo malo que nos fastidia es comprometernos en hacer algo mejor y que valga la pena.

Paternidad responsable

Flickr: guillermoluis21

57.- “Los árboles y las plantas dependen del tempo para florecer”. También los hijos dependen del clima familiar para poder florecer a su debido tiempo. Un hogar que carece de calor humano, de calor de amistad, del calor de intimidad y relaciones personales, impiden que los hijos puedan abrir la flor de sus vidas. Serán plantas retraídas sobre sí mismas. Crecerán mal y florecerán peor. O más bien serán tallos que no tendrán flores.

58.- “Nadie en el mundo puede engendrar a mi hijo”, dice Og Mandino. Otro padre podrá engendrar otro hijo. Pero que será distinto, nunca será el tuyo, y si nadie puede engendrar a tu hijo, tampoco nadie puede reemplazarte en aquello que es la prolongación de la procreación: la educación. Si nadie pudo reemplazarte para engendrarlo, ¿por qué ahora lo dejas para que otro te supla y reemplace tu paternidad educativa?

59.- En la obra teatral de Miguel de Unamuno “Todo un hombre”, este buen hombre siente un profundo amor por su esposa, pero rehuye con todas sus fuerzas decirle que la ama. Conclusión, ella termina por morir en un accidente. Y él se suicida. ¿Eres capaz de dar tu vida por ella y no eres capaz de decirle que la amas? ¿No crees que ella prefiere oír tus palabras de cariño que no tu muerte inútil? No basta amar. Hay que hacer sentir el amor. Hoy trata de amar. Pero no ocultes tu amor en tu silencio.

60.- Si tu hijo se aleja de casa por razón de estudios sientes un profundo vacío. Es que no puedo, dices, vivir sin mi hijo. Pero di, ahora que lo tienes en casa ¿cuánto tiempo estás con él? ¿Cuánto tiempo le dedicas cada día, cada semana, cada mes? ¿Por qué esperas a que tus hijos se vayan para desear estar con ellos y mientras los tienes contigo tú no estás con ellos? Tal vez la separación fuese más fácil si les hubieses dedicado el tiempo que ellos necesitan hoy.

Clemente Sobrado cp.

Pensamientos para caminar: Los hijos (11va parte)

Lee la 10° parte de este post aquí: http://wp.me/phJFX-31c.

Sonrisa, bondad y santidad

Flickr: Vladimir Pustovit

51.- “Señor, a los malos, hazlos buenos. A los buenos, hazlos santos. Pero a los santos, por favor, hazlos simpáticos”.
No confundas bondad con seriedad. La bondad del corazón que no se hace sonrisa en los labios no anima a nadie a ser bueno. Si pretendes cambiar a alguien y hacerlo mejor en el día de hoy, cambia tu cara, sonríele y verás que también en sus labios deja de florecer la tristeza. Ya lo has hecho un poco mejor.

52.- Has estudiado mucho para aprender el trabajo de tu profesión. ¿Pero has aprendido a saber descansar de tu trabajo? El descanso es también parte de la vida. Quien no descansa de su trabajo, ni vive para sí ni vive para los suyos. Vive para la profesión. Será sin duda un profesional, pero dejará de ser humano consigo y con los demás. Y los tuyos necesitan una persona y no un profesional.

53.- El futuro no es el ayer que sigue en el mañana. Un futuro que no es sino la repetición del pasado no es futuro. Es un pasado envejecido. El futuro debe ser siempre en algo nuevo. Si quieres que tu vida tenga futuro, no hagas de ella una pura repetición de lo que siempre fuiste, sino trata de poner en ella siempre algo nuevo. Por eso hoy sé mejor que ayer, pero no tan bueno como mañana.

54.- Una de las ex esposas de Paul Getty le dijo un día: Paul, como amigo eres formidable, pero como esposo resultas inaguantable. Es que muchos creen que ser esposos es algo así como una profesión en la que no hay amigos sino competidores. ¡Cuántas esposas desearían hoy que sus maridos se sintieran menos esposos, pero se experimentasen más como buenos amigos! Porque el amor, no lo olvides, también es amistad.

55.- El grano de trigo tiene tres posibilidades dice Og Mandino: ser alimento de puercos, convertirse en pan o sembrarse para que crezca y se multiplique. La juventud, igual que el trigo, también se enfrenta con tres posibilidades: una juventud inutilizada en un vivir sin sentido, o convertirse en pan que se comen los demás absorbida por la masificación del grupo, o por el contrario, en sementera que engendra vida y se abre a la esperanza del futuro. El futuro de tu vida hay que sembrarlo hoy, para que crezca mañana y florezca cualquier día.

Clemente Sobrado cp.

Pensamientos para caminar: Los hijos (10ma parte)

Lee la 9na parte de este post aquí: https://goo.gl/yhQDnL.

Castillos de arena

Flickr: Nicolas Badel

46.-. Durante las vacaciones los niños hacen castillos con la arena de la playa. Castillos que luego el agua se lleva fácilmente. Que los niños construyan con arena es comprensible. ¿Pero alguien puede entender que los mayores pretendamos construir la vida, la familia, el matrimonio sobre arena y con arena? Si construyes tu matrimonio sobre el sentimentalismo infantil pronto verás que tus castillos de amor los llevó el agua.

47.- En una sesión de espiritismo, la que la dirigía pregunta: ¿con quién del más allá quiere hablar usted? Y una señora respondió airada: por favor, yo no quiero hablar con nadie del más allá, quiero que me diga cómo puedo hablar con mi marido y con mis hijos… ¿Por qué tanto empeño en hablar con los muertos si mientras han vivido apenas dialogábamos con ellos? Habla con tu esposa ahora y no esperes a una sesión espiritista después que haya muerto. Es ahora cuando necesita de tu diálogo.

48.- El tiempo es vida. Y la vida es tiempo. Si pierdo el tiempo, estoy perdiendo mi vida. Si malgastas el día de hoy habrás destruido y malgastado la última página que escribe tu vida. No se pierde el tiempo por haber renunciado a ganar un poco más. Se pierde el tiempo cuando se renuncia a amar y a vivir. ¿Cuánto voy a amar y a vivir hoy? ¿Cuánto estoy amando y viviendo hoy? ¿Cuánto he amado y vivido hoy? No te lo preguntes a ti, sino a aquellos que han sentido y experimentado tu amor.

49.- Familia y trabajo. No lleves a tu familia a tu trabajo. Pero tampoco lleves tu trabajo a tu hogar. Mutuamente se destruyen. Divórcialos y verás que es la única forma de que estén unidos. Los problemas de tu hogar te quitarán la paz para trabajar. Pero los conflictos de tu trabajo terminarán por matar la alegría de tu casa. Y entonces, ¿de qué te valió trabajar tanto, para no ser feliz con los tuyos?

50.- Si vas a la fuente solo podrás beber el agua que en ese momento está manando y no la que ya se fue corriendo por el cauce. Si quieres vivir la vida, vive el momento presente en que te encuentras. Si te quedas añorando la vida que se fue te quedarás sin vida hoy. Y quien no vive hoy no podrá vivir mañana, porque la vida si deja de ser vivida muere. Vive hoy para hoy y podrás también vivir mañana.

Clemente Sobrado cp.

Pensamientos para caminar: Los hijos (9na parte)

Lee la 8va parte de este post aquí: https://goo.gl/qT94g7.

Pareja y divorcio

41.- Alguien se divorció de su mujer. Para acertar con la que sería su nueva esposa acudió a una computadora. Metió en ella todos los datos y cualidades que exigía de ella. Incluyó también sus datos personales. De las 300 posibles mujeres, la programadora le indicaba como esposa ideal para él a su ex esposa. Amigo, no siempre se equivoca uno en la primera elección. Y no siempre la segunda elección es la que hace a uno feliz. En vez de quejarte de la que tienes admira lo bueno que hay en ella.

42.- El don de sí que inspira sus relaciones mutuas de esposos son el modelo y la norma del don que de sí mismos han de guiar las relaciones entre hermanos y con el resto de la gente. ¿Por qué lamentar que los hijos se llevan mal entre sí, cuando nuestras relaciones de esposos son de rivalidad, de dominio y de autosuficiencia? Mejorar las relaciones de esposos es mejorar las relaciones entre los hermanos.

43.- Cuando las cosas no marchan bien entre la pareja la solución parece ser siempre el separarse. Algo así como si cada vez que se avería el motor del carro fuese preciso venderlo y comprarse uno nuevo. Si el carro empieza a fallar lo llevas al mecánico. Si el amor empieza a hacer goteras entre vosotros, la solución no es separarse, sino buscar al mecánico de la buena voluntad, la cordura, comprensión y mutua ayuda para que todo se arregle. La separación no compone nada sino que descompone.

44.- ¿Qué pasa con esos silencios largos y prolongados entre vosotros dos? Hay el silencio vengativo. Me callo para que aguantes. Hay el silencio castigo. Me callo para que sientas que estoy ofendido. Hay el silencio del aburrimiento. Me callo porque no tengo nada que decirte. Y hay el silencio escucha. Me callo porque quiero sentir tu presencia. ¿Qué clase de silencio hay entre vosotros dos?

45.- Hay hogares que parecen clínicas u hospitales. En cada pared parece haber un letrero que dice: “Silencio, por favor”. Porque en realidad en muchos hogares parece que está prohibido hablar: que los hijos se callen, que la esposa se calle, que el marido ya está callado. ¿Será familia de mudos o clínica de enfermos? Querido amigo, la palabra es señal de vida. Y si en tu hogar todos se callan quiere decir que en tu hogar no hay vida. Y un hogar sin vida deja de ser hogar.

Clemente Sobrado cp.

¡Feliz día, papá! ¡Feliz día, papás!

Día del Padre

Flickr: rockpointepics

 

Buenos días a todos los papás.
También al mío que hace muchos años se fue junto a Dios Padre.

Padre, tú me has enseñando a decir gracias.
¿Cuántos veces te he agradecido todo lo que me has dado?
Pues hoy quiero hacerlo.

¡Cuánto te pareces a José!
Eres el hombre que ha tenido y tiene que vivir de la fe y en la fe.
Tú fecundaste la semilla.
Y luego creció en la tierra de mamá, sin que tú la vieras crecer.
Pero creías en ella.

Tú has vivido de la fe con la ilusión de verme crecer.
Gracias, por creer en mí.
Tú te has gastado y fatigado para que no me faltase en pan.
Gracias, por todo cuanto has trabajado por mí.
Tú has soñado con un hijo grande.
Gracias, porque te has fiado de mí.
Tú has esperado mucho de mí.
Es posible que muchas veces te haya desilusionado.
Gracias por tus esperanzas en mí.
Tú me has acompañado, a veces con rigor, otras con tu debilidad.
Gracias, por tu compañía en mi camino.
Tú, es posible que tuvieras tus planes sobre mí.
Y mis caminos fueron por otros caminos.
Gracias, por no haberte defraudado de mí.
Tú me has reñido muchas veces.
Y yo me he molestado y hasta es posible te haya maltratado.
Gracias, por tus correcciones que me han ayudado a enderezarme.
Tú no siempre has tenido tiempo para estar conmigo, pero cuando has estado sentí tu presencia.
Gracias, papá por tu tiempo.

Oye, papá, ¿sabes una cosa?
¿Sabes que tú eres para mí el rostro de mi “papi del cielo”?
¿Sabes que en ti puedo descubrir la paternidad de mi “papi del cielo”?
¿Sabes que tus perdones me recuerdan los perdones de “mi papi del cielo”?
¿Sabes que tu amor me ayuda a descubrir el amor de “mi papi del cielo”?

Tienes una doble misión:
Ser mi padre humano cada día.
Ser la imagen de ese padre Dios en mi vida.
Te pareces a José en tu fe.
Pero te pareces más a “mi Padre del cielo”, que me ama, me perdona, me recibe y piensa cada día en mí.

Gracias, papá.
Y que, como hijo, nunca te defraude.

En tu día, ¡felicidades!

Clemente Sobrado cp.